enEnglish

Es un poco agobiante ver cientos de ofertas del Black Friday por todos lados, no? No me puedo creer cuantísimos bloggers y marcas promocionan este dia para ganar dinero. Los bloggers ponen enlaces de afiliaciones para ganar dinero con cada click y las marcas ofrecen descuentos especiales (casi siempre bajos) sólo durante uno o dos dias para que no tengas mucho tiempo para pensarte si compras o no.  Hacer compras responsables no se lleva mucho en el Black Friday.

No me malinterpretes, a cada cual con su negocio. No hay nada de malo en querer ganar dinero aprovechando una oportunidad. Lo que pasa es que en esta época que también tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina, es muy fácil caer en las garras del márketing y pensar que es ahora o nunca!

A todos nos gusta poder disfrutar de un descuento, por supuesto! Lo que me preocupa es que es fácil dejarnos llevar y hacer compras sin sentido. Todas esas llamadas de márketing son poderosas, están por todos lados y las vemos a todas horas. La mayoría de las marcas se aprovechan y nosotros caemos sin darnos cuenta. Muchas veces parece que nos empujan a comprar cosas que ni siquiera teníamos en mente!

Sí, a mi me ha pasado.

Unas cuantas veces… ejem.

Pero ahora que estoy cambiando mis hábitos de compra y que pienso mucho más en qué invierto mi dinero, te voy a dar 3 consejos para hacer compras más responsables. Así puedes hacer tus compras de forma un poco más consciente y pasar unas fiestas maravillosas con cero ansiedad de compras y con cero sentimiento de culpa por consumir tanto!

1. Piensa antes de comprar

Sabemos que hay descuentos. Y va a seguir habiendo descuentos después del Black Friday. No hay que estresarse. No hay que comprarlo todo ahora mismo. Habrá más.

Haz una lista. Piensa en qué quieres comprar y para qué o para quién.

Busca por Internet qué marcas ofrecen eso que quieres. Quiénes son? Cómo lo fabrican? Es de calidad? Hazte esas preguntas y si te gustan las respuestas, tienes más posibilidades de que vayas a hacer una buena compra.

2. Márcate un presupuesto

No compres sólo porque es más barato. Si te pones un presupuesto te vas a ahorar más dinero que si compras a lo loco con descuentos. Porque al final acabarías con un montón de cosas de las que no estás segura y que has comprado sólo porque tenían descuento.  Con una cantidad límite te obligas a pensar bien en dónde pones el dinero y así eliges mejor y de forma consciente.

Pensemos: cuánto me puedo gastar estas fiestas sin arruinarme? Haz los números, saca una cantidad y cíñete a ella! Cuando llegue el mes de Enero estarás más desahogada y sin sentimiento de culpa por haber gastado demasiado.

3. Piensa en calidad en vez de en cantidad

Tu regalo van a apreciarlo muchísimo más si es de calidad o si es especial de alguna forma. Hecho a mano? Sostenible? O algo que  sabes que a esa persona le va a encantar o que realmente necesitaba o quería y tu le ofreces la mejor opción.  Seguro que te agradecen mucho que te hayas tomado tu tiempo  para hacer ese regalo que significa algo para ellos.

Ya casi está aquí la Navidad! Bieeeeeeeeeeen!!

 

A %d blogueros les gusta esto: